En CUCO Vegan Fashion queremos conocer en profundidad a la creadora de Veganeando, cuyas recetas siguen ya miles y miles de personas tanto en Instagram, Youtube, Facebook, Twitter y en su propia web, veganeando.com.

Míriam está a la cabeza de la comunidad de las Lechuguitas, y nosotros estamos convencidos de que Míriam es la lechuguita más influyente e inspiradora del mundo (nunca pensamos que diríamos esto de una lechuguita).

Lleva años formándose en cocina vegana, y tiene varias titulaciones y experiencia en este campo.

 

Míriam, en primer lugar, muchas gracias por darnos la posibilidad de que la Comunidad CUCO te conozca aún un poquito más. Explícanos un poco tu trayectoria en relación a la formación que has ido adquiriendo.

Hace ya unos cinco años que empecé con Veganeando. Al principio era un hobby que me servía para distraerme mientras preparaba oposiciones, ya que había estudiado Criminología. Me gustaba mucho cocinar, y llevaba ya cinco años como vegetariana. Tampoco era fácil encontrar información sobre recetas veganas, y en ese momento decidí empezar este proyecto. Llegó un punto en el que cada vez me pedían más, y tuve que poner en una balanza Veganeando por un lado, y seguir con las oposiciones por el otro. Y elegí Veganeando. Comencé formación de cocina, también algo de nutrición para tener más recursos y saber qué aporta lo que cocino. Me he formado como Chef crudivegana y vegetariana en diferentes institutos, y también he sido muy autodidacta, veganizando recetas, por ejemplo, y haciendo que sean lo más saludables posible. Sabemos que no siempre puede ser saludable, y que hay que permitirse caprichos, pero hay que intentar comer sano

 

Conociste el veganismo hace 15 años buscando una receta de magdalenas naturales. ¿La encontraste?

No... En ese momento pensé que sí porque era de harina integral y azúcar moreno, y con el tiempo descubrí que eso no es muy natural. De hecho, la palabra “natural” está tergiversada, así que prefiero decir saludable. ¡Pero salieron bien y gustaron mucho en casa!

 

Visto esto, es posible que una magdalena te inspirara y ahora una lechuguita inspire al mundo vegano. ¿Qué evolución has visto en tus redes desde que comenzaste Veganeando?

Cada vez la comunidad es más afín al proyecto y va más al unísono. Al principio había gente más variada, que entraba por curiosidad, y ahora, como está muy definido lo que difundo, pese a que el público sigue siendo amplio, la comunidad resuena mucho con lo que transmito en relación a la comida saludable y caprichosa.

 

Dejando a un lado el efecto moda que evidentemente tiene el veganismo actualmente, ¿crees que la comunidad vegana está avanzando de forma correcta hacia el futuro?

Depende de cada punto de vista, pero creo que tiene mucho que ver con la moda, que por un lado está bien porque hay más productos veganos accesibles, pero veo también que están muy en alza los productos gordivegans, que son ultraprocesados y nada saludables. Depende del abuso que hagas de ello. No puedo estar en contra porque acerca el veganismo a la gente, pero desde el punto de vista de salud no me gusta mucho. Seguimos vendidos a la industria que nos ofrece procesados a precio razonable. Yo voy más a veganismo saludable, y aún me cuesta encontrar en grandes supermercados tofu blanco o leche vegetal sin azúcar, por ejemplo. ¿Hasta cuándo durará la moda? Hasta que un porcentaje de la población se canse de comer “verde”, aquellos que no lo hacen por los animales. La filosofía que transmito es saludable, y en ocasiones me han ofrecido promocionar productos no saludables y no lo hago, porque iría en contra de los valores que quiero transmitir.

 

Proyectos como el tuyo sirven de inspiración y para difundir un estilo de vida vegano, y a nivel global parece que las nuevas generaciones tienen más interiorizados estos valores. ¿Has notado un incremento superior dentro de los adolescentes y postadolescentes entre tus seguidores?

Sí. Cada vez hay gente más joven. Me hacen muchas entrevistas para trabajos del colegio o el bachillerato. En este sentido, hay esperanza en las nuevas generaciones. Amigos de mi hermana, que es cinco años menor que yo, son, al menos, vegetarianos, y son más conscientes de lo que comen. En el caso de los adultos, van probando, pero a veces no dan el paso, y los más jóvenes se deciden antes.

 

¿Crees que esta tendencia se mantendrá en los próximos años y que los jóvenes veganos de hoy serán los adultos veganos que consigan los objetivos que persigue nuestra comunidad?

Me gustaría creer que sí, para tener un poquito de esperanza. Nunca habíamos tenido tantas opciones veganas y vegetarianas en el mercado y tan al alcance de la mano. No creo que esto se vaya a desvanecer así como así.

 

En 2016 Barcelona se declaró ciudad Vegan Friendly. ¿Crees que hace falta más implicación de organismos públicos para promocionar un estilo de vida más saludable y respetuoso con los animales?

Debe ser así. Los ayuntamientos y organismos oficiales tienen mucha fuerza y llegan a mucha gente. Ya se hizo alguna cosa, como el libro de restaurantes vegetarianos y veganos de Barcelona, que creo que no se ha vuelto a hacer. Y, sobretodo a nivel online, se podrían hacer muchas más cosas. Todo cuenta y todo ayuda, y siempre se puede hacer más.

 

Centrándonos un poco en tus redes. Casi 57.000 seguidores en Instagram, más de 10.000 en tu canal de Youtube... ¿No te da un poco de vértigo?

No, la verdad es que no, porque lo he ido viviendo poco a poco, tal y como ha ido avanzando. Además, es una comunidad muy bonita. Si me encuentro con alguna persona por la calle o en algún evento, siempre son muy respetuosas y tienen palabras amables para mí. Son como amigas. En redes me muestro tal y como soy, pues soy muy cercana, y lo que me devuelven es lo mismo. Y te refuerza ver el apoyo de tanta gente.

 

¿Qué responsabilidad tienes sabiendo que tantas personas escuchan tu mensaje?

La responsabilidad es grande, pero no recae solo sobre mí, pues la persona debe ser suficientemente inteligente para ver si lo que escucha es adecuado o no. Yo siempre recomiendo que se contraste la información, incluso la que yo digo, porque nadie tiene la verdad absoluta, y eso lo he ido aprendiendo con los años. Y quien lo quiera vender así… mal. Soy responsable de lo que digo, porque va a llegar a mucha gente. Yo comparto lo que a mí me funciona, y luego cada uno debe valorar y seguir su propio camino.

 

Recientemente has anunciado dos proyectos en los que llevas meses trabajando y que por fin han visto la luz. Uno es el Reto online, y el otro la creación de la Lechuescuela. Cuéntanos más sobre estas novedades.

Sí. El reto fue una semana de postres veganos saludables, dentro de lo saludables que pueden ser los postres, que son un capricho. Y esto fue el preámbulo de la Lechuescuela, para que fueran viendo lo que se iba a cocer ahí. Ya hemos tenido el primer curso, “Diseña tu menú vegano”, conjuntamente con Víctor Robledo, que es el dietista del equipo y lleva también mi alimentación. Es un curso para que la gente aprenda a hacer sus propios menús equilibrados y saludables. Hemos hecho una primera edición, que está yendo muy bien, y puedo estar pendiente de las personas que se apuntan y hacer seguimiento. Explicamos también cosas sobre los nutrientes y las vitaminas. Ha sido mucho tiempo de preparación, pero vale la pena el esfuerzo del último año.

 

Hay algunas personas que influyen también en el movimiento vegano y que con el tiempo han publicado un libro. Tú tienes un ebook con recetas que regalas a todas las lechuguitas que se registran en Veganeando.com. ¿Te planteas publicar un libro de recetas? En CUCO nos gustaría…

Pues desde luego que sí, me gustaría mucho. Ahora tengo muchos frentes abiertos, y como soy un culo inquieto, no podría sentarme a escribir. Me han propuesto ya de un par de editoriales, pero quiero centrarme ahora en los proyectos que están abiertos, y ojalá pueda dedicarme casi en exclusiva a ello, porque he visto que si abarcas muchas cosas no te centras. Este es un proyecto que llegará porque me hace mucha ilusión.

 

¿Dónde te gustaría estar a nivel profesional dentro de 5 años? ¿Qué nuevos retos tienes?

Quiero seguir con este proyecto, y ojalá la escuela esté más consolidada, llegando a más gente, y poder seguir disfrutando de esto que tanto me gusta. Y si viene alguna cosa nueva, perfecto. La idea es ir ampliando Veganeando. Hay cosas en mente, pero no vamos a hacer spoilers de momento. ¡En 2019 tendremos cosas nuevas muy guays!

 

Y ahora queremos conocer a la Míriam más personal. Te licenciaste en Criminología y en un momento de tu vida decidiste crear tu propia comunidad. ¿Crees que tiene algo de relación el crimen del ser humano contra el resto de animales en tu elección de Criminología?

Creo que sí. En los últimos años he visto una relación entre las personas que no respetan a otras personas, y desde luego no van a respetar a los animales, aunque ha habido excepciones en la historia. Una persona que no esté en paz y armonía consigo misma, es difícil que empatice con los animales, a quienes muchas veces se considera inferiores a los humanos.

 

Si no estamos confundidos, te despiertas con música rock porque te llena de energía. ¿Qué más llena de vitalidad a Míriam Fabà?

La música desde luego. Y depende del día. Me tomo un té matcha que me da mucha vida, la maca en polvo con algarroba. Descubrimos que el cacao me irrita, y lo he cambiado por la algarroba, a la que no hay que añadir nada porque queda muy dulce. También me llena de energía recibir buenas noticias y ver que a la gente de mi entorno le va bien. Eso me da mucha energía. Y también ver que cada vez se hacen más cosas por los animales, ya no solo dentro del veganismo, sino en general.

 

Tus gatos tienen su propia cuenta en Instagram, los @lechugatos. Cuéntanos la verdad, ¿les ayudas con su cuenta?

Jaja. La verdad es que ahora la tienen un poco parada porque no les puedo ayudar mucho. Les echo un cable, con ayuda de Óscar, que es padre de tres de ellos. Les ayudamos, pero estamos muy liados y les tenemos un poco abandonados. Era muy divertido, y tenemos pendiente seguir con ello.

 

Y para terminar, si tuvieses que recomendarnos un libro, una película y una canción, ¿cuáles serían?

En cuanto a la película, sería un documental, “Earthlings”, que fue el primero que vi sobre veganismo, y creo que es con el que más gente se ha iniciado. Muestra la realidad de cómo viven y mueren los animales para los fines de los seres humanos. Sobre el libro, están saliendo muchos libros de recetas veganas. Destaco el de “Más vegetales y menos animales” de Julio Basulto, donde se explican los pros y contras de aumentar el consumo de vegetales y reducir el de animales, con datos científicos y bastante contrastados. Y en cuanto a la canción, ahora estoy con “Transmets energia”, de Buhos. Es una canción que encontré de casualidad y me dio un subidón muy grande. Me sentí un poco identificada, y ahora la escucho un poco en bucle jaja, cosa que suelo hacer mucho.

 

Y hasta aquí nuestra charla con Míriam, que nos ha regalado una hora de su tiempo para que podamos hablar con ella. En este post hemos hecho un resumen de todo lo que nos ha contado. Y desde el equipo CUCO queremos agradecer que haya sido tan simpática y entusiasta con nosotros. ¡Hasta pronto!