Han pasado ya 10 años desde que ZOOXXI comenzase a investigar las cosas que eran mejorables en los zoos, y como resultado de sus estudios presentase al mundo su iniciativa para hacer cambios que promoviesen una forma diferente de entender estos espacios.

Pese a tratarse de una iniciativa global, la primera victoria se ha conseguido en Barcelona gracias a la iniciativa ciudadana. Desde sus inicios, ZOOXXI ha ido consiguiendo que la gente se movilizase y fuera parte activa de esta propuesta. Y, poco a poco, miles de personas fueron dando soporte a esta idea, cuyo momento cumbre tuvo lugar el pasado viernes, 3 de mayo de 2019, una fecha que quedará grabada para siempre en la memoria de las personas que habitan la ciudad condal.

No ha sido una tarea fácil, pues los lobbies de presión de los sectores más conservadores, con recursos e influencias muy superiores a los disponibles por la ciudadanía, han tratado en todo momento de bloquear este proyecto, de menospreciarlo y de tumbarlo a la que se presentase la ocasión.

Lo que las personas que forman parte del establishment no han tenido en cuenta es que, pese a que el dinero y los contactos son muy poderosos, la determinación y la insistencia de la población han sido factores aplastantes.

Muchos años después de iniciar este proceso, el veredicto estaba fijado, tal y como decíamos, para el pasado viernes. Bajo el lema “Fiesta o Protesta”, ZOOXXI invitaba a todo aquel que quisiera a estar presente en la plaza donde se ubica el ayuntamiento de la ciudad para celebrar la victoria o protestar por la derrota. Alrededor del mediodía se conocía el resultado, y mucha gente lo celebró. La lluvia que cayó, incesante, sobre la población, no desanimó a todas aquellas personas que acudieron para celebrar la victoria sobre un modelo de zoológico absolutamente anticuado y alineado con todo aquello que representa el cautiverio y el sufrimiento animal.

La prensa, tanto nacional como internacional, se hacía eco de la decisión histórica que había tenido lugar en Barcelona. Algunos medios conservadores se lamentaban de que los niños ya no podrán ver a rinocerontes, delfines o elefantes en el Zoo de la ciudad. Pues de eso se trata.

El nuevo modelo del parque presenta una serie de cambios sustanciales respecto al actual sistema. Tal vez una de las medidas más importantes establece que únicamente se continuarán reproduciendo aquellos animales cuya cría contribuya a la conservación de la especie a corto, medio o largo plazo y con objetivo de reintroducción en el hábitat natural.

El parque priorizará especies propias del área mediterránea, y creará un espacio de asistencia a animales heridos, abandonados o incautados. Además, se creará el primer Centro de Estudios Científicos sobre la Sintencia Animal, y se avanzará hacia un modelo educativo basado en la empatía hacia los animales y con un enfoque decolonialista.

Todas las decisiones que se tomen bajo este nuevo paradigma serán tomadas por un Comité Científico y Ético formado por expertos independientes de la comunidad científica, zoológica, de bienestar animal y de conservación.

Las palabras de Leonardo Anselmi, coordinador de la Iniciativa Ciudadana ZOOXXI son un resumen de lo ocurrido la pasada semana: “Hoy ha ganado el planeta, y ha perdido el escepticismo. Hoy ha ganado la gente y la empatía, ha ganado la ética y la libertad, y han perdido los intereses económicos de la cautividad animal y el tráfico legal de especies. Hoy se ha trazado una línea divisoria, la que divide lo que fuimos de lo que queremos ser, la que nos aleja con memoria, perdón y reconocimiento del pensamiento colonialista, expoliador, opresor, mercantilista de la vida y la naturaleza. Ahora nos queda un planeta que salvar, millones de animales que rescatar, miles de hábitats que proteger, cientos de zoos por contagiar. No hemos hecho este trabajo para reconvertir un zoo, lo hemos hecho para ayudar a salvar los hábitats, el planeta y para eso necesitamos a todos los zoos del mundo que, desde hoy, quedan invitados a atravesar las puertas del siglo XXI”.

En CUCO somos partidarios de la no existencia de ningún tipo de zoológico. Creemos en los santuarios, y entendemos el bienestarismo como un paso necesario hacia el abolicionismo. Por ello, consideramos que este hecho es una victoria que nos permite seguir soñando con un mundo antiespecista y libre de crueldad animal. No es una victoria definitiva, pero sí una muy importante en el largo camino que nos queda por recorrer.

Queremos felicitar a todo el equipo de ZOOXXI por el trabajo hecho durante todo este tiempo, felicitarles por el resultado conseguido, y felicitar a todas las ciudadanas y ciudadanos que se han sumado a la iniciativa y la han hecho posible. Del mismo modo, mostramos nuestro deseo de que esto no se detenga aquí, y que el efecto dominó se contagie en todos los zoos posibles, para que la fiesta siga venciendo a la protesta.

A principios de año manifestábamos nuestro anhelo porque el 2019 fuera realmente el año del veganismo. Estamos un paso más cerca. Estamos convencidos de que con el empuje de la población se puede conseguir, tal y como se ha demostrado en este episodio histórico de nuestra historia. Como siempre, ni un paso atrás. Que no pare la fiesta.