Han pasado volando. Dos jornadas de VeggieWorld llenas de expositores, actividades, charlas y, principalmente, todas las personas que habéis acudido a la feria. 6.000 este año, superando las 5.000 del anterior. Y lo más importante es que todo giraba sobre lo mismo: el veganismo.

Este año se ha crecido en número de visitantes pero también en expositores. Más de 80 stands han participado del evento.

El sector mayoritario, como suele ser habitual, ha sido el relacionado con todo aquello que tenga que ver con la alimentación, con una representación del 62% del total de expositores. Desde fabricantes de chocolates, súper alimentos, frutos secos, yogures, quesos y patés. También han estado presentes establecimientos de la ciudad donde poder encontrar productos de alimentación de diferentes tipos, y donde también se pueden encontrar online. La realidad es que nos hubiera gustado probarlo todo, pero entre la cantidad de oferta y el hecho de estar nosotros en uno de los stands, la cosa no ha sido tan sencilla. En cualquier caso, es muy positivo ver el número de emprendedores y pequeñas empresas que cada vez más apuestan por crear productos alimentarios de primer nivel.

En este sentido, se han presentado nuevos y esperados productos de algunas marcas, que cada vez sorprenden más a aquellas personas que buscan ingredientes o alimentos diferentes.

Por otro lado, finalmente la moda vegana ha llegado para quedarse y ha sido , por primera vez, el segundo sector con más participación en la feria, alcanzando una cuota del 11% de representación. Hemos visto calzado, camisetas y complementos. Entre ellos, por supuesto, nosotros. Y es un orgullo ver que en relación al año pasado nuevas tiendas se han sumado a la oferta de la ciudad. El interés por la moda vegana es evidente y quedó también patente por la asistencia de gente a la charla que tuvimos el privilegio de presentar relacionada con la transición hacia una moda vegana, y desde aquí aprovechamos para agradecer a todas las personas que dedicaron su tiempo a compartirlo con nosotros.

El tercer grupo más numeroso fue el que unificaba a ONGs animalistas y organizaciones que trabajan por el respeto hacia todos los animales, con cerca de un 9% del total de stands. A algunas organizaciones veteranas se han sumado otras más recientes, lo que vuelve a demostrar la preocupación de las personas por el bienestar de los animales y el esfuerzo por ayudar.

La cosmética tampoco ha querido perderse el evento, aunque con una representación más pequeña, sumando menos del 5% del total de stands. ¿No está creciendo tanto la cosmética vegana o es que no se ha podido acudir como expositor? Es una reflexión que nos parece interesante, pues sin duda es uno de los mercados donde seguramente hace falta un mayor esfuerzo para encontrar marcas exclusivamente veganas.

El resto de stands ha estado formado por editoriales, espacios destinados a la salud, aparatos de cocina o escuelas.

A la edición de este año tampoco ha faltado la prensa, que ha cubierto el evento dando visibilidad a la VeggieWorld y a toda la gente que ha querido formar parte de ella.

Una de las cosas que más nos ha gustado es el hecho de que cada vez acude más gente que no es vegana pero que tiene interés en informarse. Pensamos que es el resultado del trabajo de tanta gente para fomentar un estilo de vida basado en la justicia y el respeto. Probablemente, muchas personas de las que este año han acudido y no son veganas, en una próxima edición acudan con otra etiqueta, lo que significará que la fuerza del veganismo es más potente a cada edición que pasa.

Al éxito obtenido en las pasadas ediciones y el de la primera edición en Madrid de hace unos meses se ha de sumar el cosechado por esta nueva edición en nuestra ciudad. El veganismo es un movimiento inclusivo y transversal, y cada vez es mayor la expansión y la acogida. Todavía estamos lejos en relación a otros países donde esta forma de vida está más consolidada, pero es evidente que vamos en la buena dirección y de que, lejos de competir con otros estados, estamos aquí para sumar.

Si podemos pedir deseos para el próximo año, nos gustaría que se siguiese creciendo en número de visitantes y de expositores, que sigan acudiendo personas que en la actualidad aún no son veganas, y que siga predominando el fantástico ambiente que se ha respirado en estos dos días. Estaremos encantados de poder volver a estar allí.