cuco_vegan_fashion_medio_ambiente

 

  

 

En CUCO Vegan Fashion tenemos un principio por encima de todos los demás: "Ningún animal debe sufrir, ni ser utilizado de algún modo, para confeccionar los productos que ofrecemos". Todos los animales, humanos o no, debemos tener los mismos derechos, por eso siempre nos aseguramos de que las marcas con las que trabajamos compartan los mismos principios que nosotros.

Únicamente comercializamos productos de marcas que exclusivamente trabajen con productos veganos.

En la actualidad, y por suerte para nuestra misión, se están desarrollando materiales y tejidos donde no se utilizan componentes de origen animal, y es una evidencia que en los próximos años habrá un auge importante en este sentido.

A continuación te detallamos los principales materiales que utilizan las marcas con las que trabajamos:

 

Fibra de eucalipto

La fibra de eucalipto es uno de los materiales con más futuro dentro del sector textil. Se cultiva en tierras forestales que no son aptas para la agricultura. El eucalipto es una especie con un rápido crecimiento y que no necesita riego artificial. Además, debido a sus características, no es necesaria la utilización de fertilizantes químicos ni pesticidas, lo que convierte a este árbol en una muy buena opción para la fabricación de complementos de moda muy ecológicos y respetuosos con el medio ambiente.

Por otro lado, requiere hasta veinte veces menos cantidad de agua que el cultivo de algodón, por lo que la producción de estas fibras es más ecológica y más sostenible.

La fibra de eucalipto es un producto con una formación de bacterias mínima, por lo que lo convierte en un material hipoalergénico. Es un producto con una textura suave y muy resistente a la formación de arrugas.

 

Microfibra ecológica

La microfibra es una fibra sintética extremadamente fina, aproximadamente cien veces más fina que un cabello humano.

Es un tipo de textil que se forma creando redes de fibra unidas mediante diferentes técnicas, ya sean químicas, térmicas o mecánicas, sin necesidad de ser tejidas.

La microfibra está especialmente diseñada para que tenga un ciclo de vida largo, ya que este material no se deforma y posee una alta capacidad de absorción de la humedad.

Es un material muy ligero, higiénico, suave al tacto, y cuenta con propiedades antipilling, es decir, sus hilos no se desprenden y no forman bolitas.

 

Cámaras de aire recicladas

Las cámaras de aire utilizadas en las ruedas de las bicicletas son muy difíciles de reparar, de manera que la mayoría terminan abandonadas o en grandes espacios destinados a almacenarlas indefinidamente. 

Algunas empresas han optado por darle una segunda oportunidad a este material, recuperando residuos que de otro modo contaminarían el medio ambiente. La cámara de aire pasa por un proceso de adecuación para ser utilizado en complementos textiles, y tras esta etapa está preparada para tener una nueva función.

Se trata de un material negro, muy robusto, extremadamente resistente y con relieve en su superficie.

La utilización de esta materia prima no solo es vegana, sino que es respetuosa con el medio ambiente al reciclar productos dándoles una segunda vida.

 

Piel vegana de origen vegetal

Fabricada a partir de aceite bio obtenido de plantaciones de cereales del norte de Europa.

Es un material resistente, de tacto suave y agradable, transpirable, y, debido a sus propiedades, también es resistente al agua.

Es una materia prima que ha ido cogiendo fuerza en los últimos años, y su evolución marcará, sin duda, el futuro de la moda vegana.

 

Cuero vegano

El cuero vegano, a base de poliuretano, no es un producto natural, pues está fabricado expresamente para su utilización en la fabricación de complementos de vestir.

En su producción se utiliza veinte veces menos energía que la que se necesita en la producción de cuero de origen animal, por lo que no únicamente se salvan vidas, sino que los recursos necesarios para su elaboración son menos dañinos para el medio ambiente.

Además, el PU, pese a no encontrarse en la naturaleza, es menos agresivo para el medio ambiente que el PVC.

La principal ventaja de este material es que se puede reciclar y, de este modo, introducirlo nuevamente en el proceso productivo sin necesidad de generar más materia prima, dándole al producto una segunda oportunidad.